6 tratamientos eficaces contra la ansiedad

En esta entra de Lucía Herranz Psicología te cuento 6 formas para combatir la ansiedad.

¿Cómo afrontar el estrés? Explicamos cómo se tratan en la consulta o clínica de psicología

Sentirse ansioso es completamente normal y se puede experimentar en la vida cotidiana en muchas situaciones. Por ejemplo, justo antes de un examen, cuando estamos nerviosos o cuando no podemos dormirnos porque tenemos que tomar una decisión importante.

La ansiedad es una respuesta normal y adaptativa al estrés o la incertidumbre. Pero cuando la ansiedad provoca incapacidad, afecta a diferentes áreas de nuestra vida (relaciones interpersonales, trabajo, escuela…) y provoca un gran malestar y angustia, probablemente se trate de un trastorno de ansiedad. En este caso, es interesante buscar tratamiento psicológico.

Artículo relacionado: Ansiedad: Síntomas Y Cómo Superarla

Otros tienen pensamientos irracionales y destructivos casi todos los días sobre acontecimientos que no han ocurrido y que es poco probable que ocurran (trastorno de ansiedad generalizada), y otros experimentan un intenso malestar al revivir un acontecimiento traumático del pasado (trastorno de estrés postraumático). Independientemente del tipo de ansiedad, algunos de los síntomas característicos de este trastorno son:

  • Miedo intenso e irracional.
  • Ansiedad excesiva.
  • Mareos, sudoración, tensión muscular, dificultad para respirar, sequedad de boca o fatiga.
  • Evitar las situaciones de miedo.
  • Pensamientos y comportamientos repetitivos.
  • Reexperimentación de eventos traumáticos.
  • Dificultad para dormir.
  • Tratamiento de la ansiedad
  • Si crees que eres una de las personas que sufre un trastorno de ansiedad, no estás solo porque es un problema muy común. Dado que existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad, hay tratamientos específicos para cada uno de ellos.

Los psicólogos pueden sugerir una serie de técnicas que pueden ayudar a mejorar los trastornos de ansiedad, pero el problema no desaparecerá si usted no pone de su parte. Es tu responsabilidad poner en práctica ciertos hábitos y estrategias en tu vida para que la ansiedad deje de ser un problema.

Si quiere saber qué métodos de tratamiento se utilizan en las sesiones de terapia, a continuación puede encontrar una lista de los métodos de tratamiento más adecuados y excelentes:

1. Técnicas de relajación

Nuestro cuerpo reacciona a los pensamientos estresantes con tensión muscular y una serie de reacciones fisiológicas. Cuando una persona estresada percibe una situación como amenazante, se activa la respuesta de “lucha o huida”, se liberan una serie de hormonas y el sistema nervioso autónomo prepara a la persona para responder a la situación de peligro.

El objetivo de las técnicas de relajación es enseñar a la persona a relajarse, a aprender a respirar correctamente y a reducir la activación fisiológica. Existen varios tipos de técnicas de relajación, como la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson o el entrenamiento autógeno de Schultz.

2. Técnicas de exposición

La ansiedad no es una sensación agradable, por lo que las personas que padecen este trastorno intentan evitar las situaciones que les hacen sentir incómodos. Una forma habitual de hacerlo es alejarse de la situación o el estímulo angustioso. Si alguien tiene miedo a hablar en público, puede evitar la boda de su mejor amigo para no dar un discurso delante de todos los presentes. Si alguien tiene miedo a volar, puede conducir un coche durante unos días para evitar el avión.

La terapia de exposición, como su nombre indica, consiste en exponer al paciente a situaciones u objetos que le provocan miedo. La idea es que con la exposición repetida, el paciente ganará una sensación de control sobre la ansiedad y la situación desaparecerá. Las técnicas de exposición se utilizan en las fobias y otros trastornos de ansiedad (por ejemplo, el trastorno obsesivo-compulsivo), y se caracterizan por obligar al paciente a resistirse al estímulo que induce el miedo hasta que la ansiedad se reduce por la experiencia desagradable.

Con este tipo de técnica se puede evitar que la huida o la evasión se conviertan en una respuesta de seguridad. Para ello, se suele crear una jerarquía de estímulos inductores del miedo para que el paciente pueda acercarse gradualmente a estos estímulos hasta conseguir la extinción. Este tipo de técnica puede realizarse tanto in vivo como en la imaginación. Gracias a las nuevas tecnologías, ahora es posible realizar estas técnicas utilizando la realidad virtual. La terapia de exposición puede utilizarse sola o como parte de la terapia cognitivo-conductual.

3. Falta de sensibilidad sistemática

En lugar de enfrentarse inmediatamente a una situación u objeto que provoca miedo, el tratamiento y la exposición pueden comenzar con una situación que sea sólo ligeramente amenazante y trabajar gradualmente hacia un objetivo. Este procedimiento se denomina desensibilización sistemática. La desensibilización sistemática le permite superar gradualmente el miedo, aumentar la confianza y adquirir habilidades de gestión del pánico.

La desensibilización sistemática es similar a las técnicas de exposición (y algunos autores se refieren a ella como técnicas de exposición). Sin embargo, hay algunas diferencias entre los dos tratamientos. Mientras que las técnicas de exposición utilizan la habituación para superar la ansiedad, la desensibilización sistemática utiliza el control, es decir, la sustitución de una reacción que induce ansiedad por una reacción incompatible con ella. En la desensibilización sistemática, la aproximación al estímulo es gradual, mientras que en los métodos de exposición, la aproximación depende del tiempo del que disponga el paciente, de su disposición y del grado de incomodidad.

La desensibilización sistemática consta de tres partes:

Aprenda habilidades de relajación y, cuando el paciente se enfrente a su miedo, utilice estas técnicas de relajación para reducir la respuesta de ansiedad y estimular la relajación.
Elabore una lista de control paso a paso. Elija entre 10 y 20 situaciones de miedo para lograr el objetivo final. Por ejemplo, para superar el miedo a volar, el primer paso podría ser ver fotos de aviones.
Siga estos pasos bajo la dirección del terapeuta. El paciente se expone a la situación de miedo y sustituye la ansiedad por técnicas aprendidas.

4. Reestructuración cognitiva

La reestructuración cognitiva, basada en la idea de que la forma en que nos sentimos, nos comportamos y reaccionamos ante las situaciones depende de cómo pensamos, por lo que esta técnica pretende cambiar los patrones de pensamiento y las creencias disfuncionales.

La reestructuración cognitiva procede de la terapia cognitiva (pero también se utiliza en la terapia cognitivo-conductual) y puede ayudar a las personas a identificar y superar los patrones de pensamiento y las creencias que provocan la ansiedad. El objetivo de esta técnica es cambiar la forma de pensar del paciente mediante diversas técnicas.

5. Técnicas farmacológicas

Puede ser útil complementar la psicoterapia con la farmacoterapia, especialmente en situaciones en las que se requiere un alivio rápido de los síntomas, como en el tratamiento de los ataques de pánico.

Sin embargo, la farmacoterapia debe utilizarse junto con la terapia cognitiva y conductual y debe sustituirse gradualmente. Las drogas pueden crear adicción y ser toleradas, por lo que hay que tener cuidado de no tomarlas a discreción. Se suelen utilizar dos tipos de medicamentos para tratar la ansiedad: los ansiolíticos y los antidepresivos.

6. Atención plena

El mindfulness pertenece a la tercera generación de psicoterapia. Uno de los programas más utilizados para el tratamiento de los trastornos de ansiedad es la MBCT (terapia cognitiva basada en la atención plena). Además de la meditación, este programa enseña habilidades prácticas específicas de la terapia cognitiva, como la interrupción de los patrones de pensamiento que provocan los síntomas de ansiedad.

La atención plena no es un conjunto de técnicas, sino una filosofía que se centra en la autoaceptación, la compasión, la concentración en el “aquí y ahora” y la aceptación de los pensamientos sin prejuicios. Se basa en la idea de que no es el acontecimiento lo que provoca la ansiedad, sino cómo interpretamos y afrontamos el acontecimiento. No se trata de eliminar la ansiedad, sino de aceptarla, porque al no resistirse a ella, los síntomas de la ansiedad se reducen.

La psicoterapia es la mejor manera de superar la ansiedad.

Cuando se trata del tratamiento de los trastornos de ansiedad, la psicoterapia suele estar científicamente demostrada como la opción más eficaz. La terapia ayuda a los pacientes a identificar las causas de su ansiedad y sus miedos, a aprender a relajarse y a ver las situaciones de una manera nueva, y a desarrollar mejores habilidades para afrontar y resolver problemas. La terapia les proporciona herramientas para afrontar su ansiedad y les enseña a utilizarlas.

La duración del tratamiento depende del tipo y la gravedad del trastorno de ansiedad. Sin embargo, la mayoría de los tratamientos contra la ansiedad son relativamente cortos, y la mayoría de las personas experimentan una mejora después de 8 a 10 sesiones de terapia.

Si necesitas ayuda psicológica para la ansiedad en Valencia te puedo ayudar. Contacta conmigo para más información y comenzar la psicoterapia contra la ansiedad.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Lucía Herranz Psicología
Hola 👋
¿En qué te puedo ayudar?
Call Now Button